Cowork soluciones | Quiénes somos | Clientes | Trabaje con nosotros | Contáctenos

El rediseño de procesos y su entorno.

Vamos a centrar el análisis en las condiciones para que el rediseño consiga el resultado esperado, dejando la problemática de su pertinencia para otra ocasión.

Sistematización previa del proceso a rediseñar: La mejor condición para rediseñar un proceso, es que éste se encuentre previamente establecido y estandarizado, porque es más fácil modificar sobre un proceso establecido que partir de cero, porque se conocen los roles y responsabilidades, por lo tanto contaremos con interlocutores validados y porque se dispone de métricas que permiten conocer el punto de partida y evaluar, desde allí, los resultados del rediseño.

Si no se encuentra establecido a priori, el rediseño se convierte en diseño y obliga a consensuar las actividades, definir responsables y establecer las métricas que servirán para evaluar los rediseños futuros, porque hasta aquí, no se dispondría de historial con que comparar. En este escenario, será más difícil realizar cambios profundos y se espera que los  tiempos de implementación sean notoriamente mayores.

Sistematización previa del resto de los procesos: Para enfrentar el rediseño de un proceso, es condición que todos los procesos con los que interactúa, estén previamente estandarizados.

No podemos mirar un proceso de forma aislada, sino como parte de un Sistema donde se comunican e intercambian información, donde cada actividad está claramente definida, así como los responsables de los esos procesos y las métricas para conocer del impacto que tendrá el rediseño en ellos.

Cualquier esfuerzo de rediseño obtendrá mejores resultados sustentables en el tiempo sólo cuando todos los procesos de la organización se encuentren previamente establecidos, estandarizados y medidos.

Una buena herramienta para intervención basal de los procesos es la implementación de ISO 9001.

Diseño Web - Posicionamiento Web